Notificación internacional de información de operaciones y sus desafíos

 

Deutsch English French

11 de agosto de 2016 – Autor: Joshua Rosenberg

La notificación de información de operaciones representa este año 2016 una tarea colosal, que no hará sino crecer en los próximos años. Los bancos en el Reino Unido han incurrido en un coste medio de 17 millones de libras en la construcción de soluciones internas para la notificación de datos en el marco del Reglamento EMIR y la Ley Dodd-Frank, lo que no les ha resguardado de datos de baja calidad y cuantiosas sanciones por incumplimiento. En 2015 las empresas dedicaron en Estados Unidos 73 millones de horas en trámites para el cumplimiento de la Ley Dodd-Frank, superando así los 61 millones de horas del año anterior. La implementación de la directiva relativa a los mercados de instrumentos financieros (MiFID II) y el reglamento MiFIR va a suponer, cuando por fin se aplique en 2018, un coste estimado capaz de eclipsar cualquier exigencia previa. Las empresas van a tener que dotarse de soluciones robustas antes de la entrada en vigor el 3 de enero de dicho año.

Son varias las razones por las que resulta tan oneroso desarrollar una solución interna. El desarrollo de una nueva tecnología para la presentación de informes de operaciones conlleva un elevado coste de partida. Las soluciones internas se desarrollan de forma puntual cuando aparece una nueva normativa, suelen elaborarse para una tarea específica, lo que las priva de flexibilidad. Cuando cambia la normativa hay que desarrollar soluciones totalmente nuevas, con lo que se multiplica una y otra vez el coste asociado al cumplimiento normativo. Se han reducido los umbrales dentro del ámbito de aplicación, de modo que los elevados costes van a redundar próximamente en pequeñas y medianas empresas. Las empresas deben buscar formas de obtener datos precisos para evitar sanciones, pero a la vez necesitan contener los costes. Hasta ahora no consiguen hacerlo. Los datos de mercado demuestran que, en término medio, las empresas pueden reducir a la mitad el coste de los procedimientos de conformidad si externalizan la contratación de una solución de notificación de datos de operaciones.

Los bancos necesitan dotarse de una solución única que abarque la gran complejidad que supone notificar información en varias jurisdicciones. Necesitan una plataforma única que pueda manejar a la vez distintos sistemas de notificación, incluido el Reglamento EMIR, el reglamento sobre la integridad y la transparencia del mercado mayorista de la energía (REMIT), la Directiva MiFID I/II, el reglamento sobre transparencia de las operaciones de financiación de valores y de reutilización (SFTR) y la Ley Dodd-Frank, por nombrar solo algunos. Se trata de reducir el coste asociado al procedimiento de conformidad al dejar de ser necesario tener que producir y mantener a la vez múltiples soluciones de información. Los estudios sectoriales ponen de relieve que los datos obtenidos por soluciones externas tienen una mayor calidad y, por lo tanto, reducen el número de reenvíos y de errores. Al mejorar la precisión en la notificación de información, se reduce también considerablemente el riesgo de sanciones.

Las empresas necesitan una solución que pueda identificar las operaciones incluidas en el ámbito de aplicación de cada normativa, así como las entidades y organismos varios a los que han de presentar la información. Por lo tanto, la solución debe ser compatible con todos los registros de operaciones (o registro de datos de permutas en Estados Unidos), agentes de publicación autorizados (APA) y sistemas de información autorizados (SIA). La solución debe igualmente garantizar la validación, por parte del regulador pertinente, cuando sea necesaria.

Por otra parte, el plazo que se impone a las empresas es muy estricto. En la mayoría de los casos, las operaciones se deben notificar dentro del día siguiente al de la realización de la operación. La directiva MiFID II también exigirá notificaciones en tiempo real a los APA, lo cual no carece de desafíos, como han podido ya comprobarlo los participantes del mercado en Estados Unidos en sus comunicaciones en tiempo real exigidas por la Ley Dodd-Frank. No es fácil encontrar una plataforma que pueda trabajar a la vez con procesos en tiempo real y paquetes de procesos y que, además, pueda armonizar ambos.

La notificación de información de operaciones tiene como objetivo aumentar la transparencia y mitigar el riesgo sistémico.  Partiendo de esta idea, las empresas han de buscar soluciones que reflejen esta ética. La estructura del ciclo de vida y arquitectura de los datos debe estar integrada con la infraestructura informática del cliente para proporcionar escalabilidad y transparencia en toda la cadena de trabajo. Los cambios realizados en la solución, en los datos o metadatos, deben quedar registrados en el sistema, de forma que las autoridades pertinentes puedan acceder y garantizar la máxima conformidad e integridad de los datos.

AxiomSL ha generado una solución universal robusta para la notificación de datos de operaciones teniendo en cuenta todos estos desafíos. La directiva MiFID II y el reglamento SFTR están a la vuelta de la esquina; el reglamento EMIR y la Ley Dodd-Frank se están actualizando. Los participantes del sector van a tener, pues, que consolidar pronto sus soluciones de notificación de información. Muchas empresas ya han empezado a externalizar el desarrollo de una solución para la notificación de informes al revelarse las soluciones internas demasiado caras y difíciles de mantener. Las empresas que se ven por primera vez afectadas por las normativas están tomando nota de las dificultades experimentadas por otras empresas y están adoptando medidas para poder despreocuparse del todo. Contamos con que muchas otras empresas van a seguir el ejemplo.